Diabetes mellitus. Definición y 10 tips para controlarla

diabetes mellitus

¿Qué es la diabetes mellitus?

 

Antes de dar ninguna pauta para el control de la diabetes mellitus nos vemos en la obligación de explicar qué es; cuáles son sus síntomas y sus posibles consecuencias.

 

Para contar todo sobre la diabetes mellitus necesitaríamos un libro entero pero podemos empezar por definirla y daros trucos para controlarla. Como definición de diabetes mellitus podemos decir que se trata de una enfermedad que se produce por una fabricación deficiente de la hormona insulina y que provoca altos niveles de glucosa en sangre.

 

Aunque se trata de una enfermedad que con un poco de cuidado se puede controlar si no le ponemos remedio a tiempo podemos experimentar muchas complicaciones en nuestra salud. Las consecuencias más frecuentes son:

 

  • Problemas de visión
  • Úlceras en la piel y en los pies
  • Descompensación de la presión arterial
  • Colesterol alto
  • Problemas del sistema nervioso como ardor o hormigueo
  • Estreñimiento
  • Problemas renales
  • Problemas psiquiátricos como demencia o depresión
  • Enfermedades óseas como la osteoporosis.

 

Síntomas de la diabetes mellitus

 

Uno de los primeros síntomas que aparecen es la sed. Ésto tiene una explicación muy sencilla ya que está demostrado que las moléculas de agua rompen los enlaces de las moléculas de glucosa; y por tanto ayudan a su eliminación. Si un diabético tiene problemas en su fabricación de insulina su organismo tiene que buscar otra vía para deshacerse del exceso de azúcar dado que no puede sintetizarlo.

 

Además de la sed desorbitada hay otros síntomas que debemos tener en cuenta; y que cuando alguien los experimenta debería ponerse en contacto con un endocrino a la mayor brevedad posible:

 

  • Aumento de las ganas de orinar debido al aumento de la sed
  • Aumento del apetito
  • Pérdida de peso sin que exista una razón aparente
  • Fatiga
  • Visión borrosa
  • Sensación de hormigueo en las extremidades
  • Dificultad de cicatrización de heridas y úlceras.

 

Tipos de diabetes mellitus

 

Existen dos tipos de diabetes mellitus en función de la deficiencia en la fabricación de insulina que tenga el organismo que la padece

 

  • Diabetes mellitus tipo 1. Es la más grave de las dos y se produce porque el páncreas no produce suficiente cantidad de insulina. Además este tipo de diabetes no se puede revertir y casi con total seguridad deberemos medicarnos para controlarla. Hay diversas causas que la pueden provocar pero generalmente se asocia a factores genéticos y ambientales; éstos provocan que nuestro sistema inmunitario ataque las células beta del páncreas que son las que fabrican la insulina.
  • Diabetes mellitus tipo 2. Es la forma más frecuente de diabetes porque el motivo principal de su aparición es el estilo de vida y la mala alimentación; suele empezar con la resistencia a la insulina. Cuando nuestra alimentación se basa en demasiada grasa y demasiado azúcar hay una mayor demanda de insulina y el páncreas se ve obligado a fabricar más. El problema es que ésto produce una sobrecarga del páncreas que hace que con el tiempo se resienta; y por éste motivo deja de fabricar suficiente insulina y aumenta mucho el nivel de glucosa en sangre. La buena noticia es que éste tipo de diabetes es más fácil de controlar que el tipo 1; y si sigues leyendo te diremos cómo se controla la diabetes mellitus tipo 2.

 

10 tips para controlarla

 

El mejor médico a la hora de controlar la diabetes mellitus es uno mismo; de poco valdría que tomásemos medicamentos para controlar el nivel de azúcar en sangre si nuestro día a día y nuestra alimentación no colaboran. Por eso os queremos dar unos trucos muy sencillos que aplicados día a día os ayudarán a frenarla.

 

1.  Alimentación adecuada

 

Para controlar adecuadamente la diabetes mellitus tenemos que limitar los hidratos de carbono y hacer varias comidas al día. Los hidratos de carbono son los que contienen la glucosa y por tanto los que más nos van a engordar y a subir el azúcar; pero ¿debemos restringirlos por completo? La respuesta es rotundamente NO. Los hidratos de carbono nos dan la energía a corto plazo y el cuerpo necesita una dosis de la misma aunque sea pequeña. La cantidad ideal sería aproximadamente un cuarto de las principales comidas siempre que el hidrato de carbono sea de calidad; sería mejor evitar por ejemplo el pan blanco o la bollería y sustituirlo por pan integral. Deberemos tomar una dieta rica en fibra, proteínas y vitaminas; pero siempre controlando la cantidad de alimentos ricos en azúcar.

 

2. Beber abundante agua

 

Como ya os hemos dicho antes el organismo tiene dos vías de eliminación del azúcar una de ellas es sintetizarlo mediante la insulina y la otra es eliminarlo por la orina. Las moléculas de agua rompen los enlaces de las de glucosa y eso hace que se elimine con mayor facilidad. Así que si tienes diabetes mellitus de cualquiera de los dos tipos deberás beber abundante agua para ayudar al organismo a eliminar el azúcar sobrante.

 

3. Hacer ejercicio de forma regular

 

Lo que nos sirve para eliminar grasas también nos ayuda a controlar la diabetes; dado que en ambos casos deberemos eliminar el azúcar que se transforma en grasa. Para adelgazar lo mejor será hacer ejercicio de tal manera que se combine la fuerza y el entrenamiento cardiovascular. Por un lado los ejercicios que trabajan el ritmo cardiovascular al aumentar la frecuencia cardíaca hacen que quememos más calorías; pero el entrenamiento de fuerza consume más grasa. Una buena rutina de ejercicios sería empezar corriendo durante unos minutos (siempre acorde a nuestra edad y condición física); y luego hacer ejercicios de pesas y tonificación.

 

4. Tener controlado el nivel de glucosa en la sangre

 

Los diabéticos en numerosas ocasiones tienen el azúcar descontrolado en ocasiones sube mucho y en otras baja mucho; por eso deberemos tomar muestras de glucosa con frecuencia para poder ajustar el tratamiento en función de las necesidades del organismo y del grado de gravedad de la diabetes.

 

5. Contener la hipoglucemia y saber actuar ante ella

Cuando el azúcar baja demasiado lo habitual es que se consuman hidratos de carbono de manera desmedida en las horas posteriores; y aunque en un principio nos hace sentirnos mejor lo habitual es que después tengamos una hiperglucemia. La solución pasaría por tomar una porción pequeña que nos aporte glucosa; como por ejemplo un terrón de azúcar y esperar unos minutos a que nos haga efecto. En función de como nos encontremos decidimos si necesitamos más o no.

 

6. Evita el sobrepeso

 

Está muy demostrado que el sobrepeso y la diabetes mellitus están íntimamente relacionados; es lógico si pensamos que la energía (glucosa) que no consumimos se acaba transformando en grasa. Así que será mucho más fácil controlarla si estamos en nuestro peso ideal y además mejorará nuestra salud de manera sobresaliente

 

7.  Consumir a diario alimentos ricos en fibra

 

La fibra ayuda mucho al organismo a mantener los niveles de glucosa en unos estándares saludables. Aunque es un tipo de hidrato de carbono no se absorbe en el intestino delgado y por tanto no llega a la sangre en forma de glucosa; su beneficio está en que tiene el poder de unirse a las grasas en el intestino y arrastrarlas hasta su eliminación

 

8. Evita el consumo de alcohol

 

El alcohol es azúcar fermentado; de hecho se puede hacer licor con cualquier fruta del mercado pero seguro que nunca visteis uno de carne o de pescado. Aunque la consecuencia más inmediata del consumo de alcohol de manera elevada es la embriaguez una vez que ésto pasa se comporta igual que la glucosa; y por tanto es igual de dañino para la diabetes que si tomáramos azúcar a cucharadas.

 

9. Consume alimentos ricos en magnesio

 

Cada vez se hacen más avances en el estudio de la diabetes mellitus y algunos de ellos dicen que el magnesio reconstruye los receptores de insulina que en ocasiones se pierden por la resistencia a la insulina previa a una diabetes tipo 2. Para que esta hormona entre en la célula es necesario que pasen por los receptores que son los encargados de darle paso; acto seguido depositarán la glucosa en la célula para que pueda consumir esa energía y no se nos almacene. Los alimentos más ricos en magnesio son los vegetales de hoja verde: lechuga, espinaca, berros, repollo; etc.

 

10 Realiza controles con regularidad

 

Aunque este tip parece muy obvio es muy importante. La diabetes mellitus no siempre se mantiene estable; a veces puede mejorar o empeorar en función de los medicamentos que nos tomemos y de cómo nos cuidemos. Así que es muy importante visitar al endocrino con regularidad para que nos haga analíticas que miren nuestros niveles de insulina y glucosa en sangre.

 

Si llevamos a cabo estos tips podremos tener la diabetes mellitus mucho más controlada

Article Categories:
Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *